La Fundación Irene Villa avanza con nuevas sesiones de su programa de terapias asistidas con caballos

una docena de niños niños de la fundación hospital niño desús de madrid son los primeros beneficiarios de este proyecto

 

Un grupo de niños con los que trabaja la Fundación del Hospital Niño Jesús (FIBHINJ) ha vuelto a disfrutar de las sesiones de terapia asistidas con caballos que organiza la Fundación Irene Villa.  Esta es la segunda ocasión en la que se organiza esta actividad de terapias de ocio con fines terapéuticos con caballos dirigidas a niños y adolescentes con agenesia del miembro superior.

Las sesiones han tenido lugar en la finca El Salinar, propiedad de David Martín, quien forma parte del equipo especializado que se encarga de diseñar y dirigir las actividades. El hecho de repetir estas sesiones en un entorno ya conocido por los participantes permite mejorar, aún mas, los objetivos y beneficios que se alcanzan. Se elimina el periodo de «adaptación» de los niños y adolescentes a las instalaciones, al personal y a los animales consiguiendo, de esta manera, mayores avances y resultados con los ejercicios. 

Una vez mas, Irene Villa, entusiasta animadora en todas las actividades que mezclen terapias y deporte, ejerció como anfitriona de una docena de niños y sus familias que disfrutaron de una divertida jornada en medio de la naturaleza.


Niños realizando ejercicios de terapias asistidas con caballos organizadas por la Fundación Irene Villa

Como ocurre en otros proyectos similares que desarrolla la Fundación, la actividad  ha sido diseñada y supervisada por especialistas del propio centro hospitalario Niño Jesús. Junto a ellos, un equipo de  monitores y terapeutas dedicados, por entero, a este tipo de terapias y liderados por Almudena Torres, de la Asociación Equitación cómo Terapia (AET).  Al igual que en ocasiones anteriores, los ejercicios realizados tienen como componente común la diversión y el entretenimiento buscando potenciar el equilibrio, la mejora de la autoestima y la adaptación y utilización de las prótesis de los participantes. En esta ocasión, además, se pudieron practicar nuevas dinámicas que requieren el uso avanzado de las prótesis por parte de los participantes. Ejercicios como cepillar a los caballos o «peinarles con coletas» que, divirtiendo a los niños, les exige un alto nivel de precisión en el uso de sus prótesis.

Uno de los niños hace una coleta con las crines de uno de los caballos ayudado por David Martín, propietario de la finca.

Al terminar la jornada, el grupo de jóvenes participantes y sus familias, pudieron disfrutar de una pequeña merienda. Un momento óptimo para intercambiar impresiones, comentar la jornada y poder hablar con Irene y el equipo de terapeutas. Los padres pudieron aclarar las dudas que surgen sobre cada ejercicio de las terapias, comentar los aspectos más positivos de las mismas y sugerir todo aquello en lo que se puede avanzar.

«Club de Titanes»
Al igual que en todas las actividades que realiza la fundación, todos los participantes pasan automáticamente a formar parte de nuestro «Club de Titanes». Nuestro «selecto» grupo de amigos que con su ejemplo y trabajo nos dan ejemplo cada día de como las personas con discapacidad pueden desarrollar una vida plena y nos animan a seguir trabajando con más esfuerzo e ilusión.

En esta ocasión queremos agradecer a todas las familias que acudieron a la jornada junto a sus hijos. El entusiasmo de estos padres, su preocupación, el seguimiento en las actividades y sus aportaciones nos animan a seguir trabajando para ofrecer, sesión tras sesión, unos ejercicios que de verdad potencien y ayuden el desarrollo y crecimiento de sus hijos.
En muy pocos días tendremos el siguiente grupo programado y, como siempre, estamos entusiasmados y deseando empezar.

Entradas relacionadas:

Ir al contenido