Irene Villa: «Ha sido maravilloso volver a celebrar presencialmente «Un Mar de capacidades». Ver cómo han crecido todos estos niños, que son extraordinarios»

 

Todavía emocionada por todo lo vivido el sábado en la celebración de «Un Mar de Capacidades», Irene Villa comentaba, tras terminar la jornada, los buenos momentos y experiencias vividas en esta nueva edición. Los cuarenta niños que participaron en la jornada de integración y superación a través del deporte se divirtieron, trabajaron en equipo, aprendieron y disfrutaron junto a sus familias y amigos.


«Ha sido maravilloso poder llevar a cabo esta cuarta edición de un «Mar de Capacidades» porque las familias han vuelto a reencontrarse después de dos largos años de pandemia, los padres han podido volver a interactuar»
. Y es que ese era, entre otras cosas, uno de los principales objetivos con el que se organiza esta jornada en colaboración con la Fundación Down i Mes en las instalaciones del Club Náutico de El Arenal. «Me ha encantado ver cómo han crecido estás niños extraordinarios, desde Pilar que era casi un bebé en la última edición y ahora es todo una artista que le gusta la creatividad, bailar y la moda, hasta Tomás que con tan solo unos meses ya se une a nuestro Club de Titanes».

 

Junto a Irene Villa se encontraba David Serrato, entrenador de la salud física, mental y emocional, quien destacaba los múltiples beneficios que tiene para cualquier persona este tipo de actividades de equipo, en familia y guiadas por monitores y voluntarios. Un cóctel de ánimo y alegría que se reflejaba en las caras de los cuarenta participantes en cada momento de la jornada.


Irene Villa
destacaba, en un momento del cóctel benéfico que se celebró al terminar la actividad deportiva y al que asistieron 130 personas, lo mucho que le habían impresionado las historias y vivencias de algunos de los participantes. «Un ejemplo: el de la familia de Marc. U
n pequeño con la alegría y la vitalidad propia de las personas con síndrome de Down, cuya hermana pequeña lleva un año trasplantada de corazón. Cada historia que nos contaban era más emocionante que la anterior, y un denominador común: nunca se cuenta con la opción de rendirse. Marc había enseñado a sus padres que lo más importante en la vida es la quietud con la que se afrontan las dificultades y ellos mantuvieron la calma durante aquellos inquietantes siete meses en la UCI hasta que llegó un corazón para la pequeña»

 

Virginia Villa, hermana de Irene y directora de relaciones institucionales de la Fundación, Irene Villa, tampoco quiso faltar a esta importante cita. Para ella y para el resto de miembros de la Fundación, supone la vuelta a la normalidad y la oportunidad de demostrar, una vez más, que las personas con discapacidad son capaces de realizar cualquier reto que se propongan con esfuerzo y la ayuda necesaria. 

 

Virginia comentaba, horas después de cerrar la jornada, la importancia de que los niños y jóvenes que acudieron a la cita, llevados por la Fundación Down i Mes y coordinados por María Perelló, habían realizado múltiples actividades con otros niños sin discapacidad. «Lara es una niña sana que ha disfrutado con su hermano de maravillosas actividades tanto acuáticas, gracias al club náutico del Arenal, como de ocio y diversión gracias a Mima events». Y es que uno de los grandes objetivos de este «Mar de Capacidades» es la visibilización de la discapacidad en la sociedad, pero, también, su normalización y la educación de los más pequeños para que la plena inclusión sea una realidad para todos.

Entradas relacionadas:

Ir al contenido